5 nov. 2010

fiscalia captura a tres personas se dedicaban a grabar en moteles para extorsionar a víctimas





Viernes 5 noviembre 2010


Santo Domingo.-La Fiscalía del Distrito Nacional detuvo a tres personas que se dedicaban a la tarea de grabar parejas en las cabañas de las inmediaciones de Manresa, y luego les daban seguimiento para extorsionarlas a las que les quitaban altas sumas de dinero.

Así lo informó el fiscal, Alejandro Moscoso Segarra, quien dijo que las personas se encuentran detenidas en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva y que en las próximas horas les solicitarán medidas de coerción.

Dijo que la investigación se inició luego que un reconocido médico interpusiera una querella porque estaba siendo extorsionado con 11 mil dólares a cambio de no divulgar el video.

Conforme con las declaraciones del fiscal, para tales fines los imputados conseguían presuntas órdenes autorizadas de intervenciones telefónicas de las jurisdicciones del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo para darles visto de legalidad.

En rueda de prensa, Moscoso Segarra explicó que se está investigando para determinar si los imputados, cuyos nombres no fueron divulgados, estarían involucrados en sicariato.

Dijo que la cabeza principal de la banda fue apresada en Santiago, y que tenía una oficina supuestamente de detective privado, que se dedicaba, entre otras cosas, a extorsionar personas.

“Estas personas grababan en los moteles, le daban seguimiento y luego la chantajeaban, expresó el fiscal, tras indicar que tres personas se querellaron contra los imputados a los que les entregaron miles de dólares.

Explicó que en los allanamientos realizados se encontraron documentos originales de la Fiscalía del Distrito y la provincia Santo Domingo y que en el proceso de investigación se determinará cómo llegaron a esa oficina. No descartó que esos documentos fueran agenciados por ellos mismos.

Dijo que es un asunto muy delicado, no por la extorsión, sino por el uso de documentos públicos, que se suponen son del manejo solo de las autoridades.

Indicó que las cámaras se colocaban en los moteles y cabañas ejecutivas donde acuden personas adineradas.

Los delincuentes entraban a la cabaña, ponían un dispositivo oculto para grabar y luego le daban seguimiento a las personas, percatándose antes que fueran de alto costos los lugares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario