10 nov. 2010

SENADORES APOYAN NUEVA REELECCION DEL PRESIDENTE LEONEL





Miercoles 10 noviembre 2010


Santo Domingo.-26 de los 32 senadores entregaron este martes al presidente Leonel Fernández una carta, en el Palacio Nacional, en la que les expresan su respaldo a su decisión de que opte o no por un nuevo mandato. Al agradecer el gesto, el presidente Fernández aseguró que en su administración siempre ha tenido el respaldo de toda una población que ha creído en el compromiso "que nosotros hemos hecho para consolidar la democracia, la libertad y la justicia social en la República Dominicana".

Dijo estar consagrado a realizar un buen gobierno y dedicado a desplegar todos sus esfuerzos y energías para que esta gestión de gobierno se corresponda con las expectativas que tiene la nación dominicana.

Expresó que en su momento tomará la decisión que le convenga a la democracia dominicana y al pueblo, pero en la actualidad su tarea es gobernar, señaló el mandatario.

"Estoy dedicado a gobernar, en momentos de turbulencias y dificultades de carácter internacional trataré de que la República Dominicana pueda sortear todas esas turbulencias y esas fluctuaciones de la mejor manera posible y que nuestro pueblo se sienta protegido por nuestro gobierno", precisó.

En sus breves palabras de agradecimiento expresó que este es un acto sin precedentes, de generosidad humana, confianza y una expresión de respeto y que será recordado en todo el país en muchos años.

Por su parte el senador por la provincia de Espaillat, José Rafael Vargas, quien tuvo a su cargo la lectura de un documento firmado por los senadores, dijo que el mundo de hoy tiene demasiados desafíos e incertidumbres enmarcados por la crisis internacional, cuyas consecuencias mantendrán su impacto, por lo que se requieren cambios en la República Dominicana a largo plazo.

Explicó que un Estado moderno se sustenta en los pilares del crecimiento económico, el desarrollo social y el combate a la pobreza, que son los que permiten crear prosperidad a la mayoría de la población.

En el encuentro estuvieron presentes los senadores por San Juan de la Maguana, Félix Bautista, de Elías Piña, Adriano Sánchez Roa; de Santiago, Julio César Valentín, Ocoa, Carlos Castillo; La Vega, Euclides Sánchez; San Pedro de Macorís, José María Sosa; Azua, Rafael Calderón; Pedernales, Dionis Sánchez.

Además, Eddy Mateo Vásquez, por Barahona; Manuel Paula, de Bahoruco; Rubén Darío Cruz, Hato Mayor; Tommy Galán, San Cristóbal; Prim Pujals, de Samaná; Félix Nova, Monseñor Nouel; Henz Vieluf Cabrera, Montecristi; Amílcar Romero, provincia Duarte; Orlando Mercedes, Independencia; Antonio Cruz; Santiago Rodríguez; Francis Vargas, Puerto Plata; Sonia Mateo, Dajabón; Luís René Canaán, Hermanas Mirabal; Ivonne Chain Sasso, El Seibo; Amarilis Santana, de La Romana; Manuel Guichardo, Valverde; y Arístides Victoria, representante de María Trinidad Sánchez. La misiva fue firmada en principio por 24 senadores, pero se sumaron luego Antonio Cruz de Santiago Rodríguez y Rafael Calderón de Azua, sumando 26 .

No firmaron la comunicación Reinaldo Pared del Distrito Nacional, Cristina Lizardo de Santo Domingo, Charlie Mariotti por Monte Plata, Félix Vásquez de Sánchez Ramírez, y Wilton Guerrero de Peravia.

Los legisladores estiman en su misiva que cualquiera que sea la decisión del jefe del Estado, si opta o no por un nuevo período de gobierno, estarán prestos a acompañarle, “decida usted el camino, que allí estaremos, recorriendo por la senda del progreso y el bienestar para la mayoría”.

Tras destacar el liderazgo del mandatario, los senadores afirmaron que éste presenta una auténtica garantía de la permanencia de los valores e ideales de cambios de la sociedad dominicana.

“Los que hemos vivido y conocemos las diferentes etapas que ha tenido el país estamos en el deber de defender y preservar el liderazgo que, como el suyo, representan una auténtica garantía de la permanencia de los valores y de los ideales de cambios de la sociedad dominicana”, indica la misiva.

“Usted no está ni estará solo. En cualquier decisión que pueda tomar, ahí estaremos. Cuenta usted con gente que están decididos a respaldarle en la misión de garantizar que el país siga avanzando y logrando estadios mayores de progreso y avenidas civilizatorias”, insisten los senadores, en alusión a la decisión del presidente Fernández sobre la reelección.

En ese sentido, señalan que en su momento “usted habrá de decidir qué es lo que más le conviene al país y en ese momento y en esa decisión, cualesquiera que sea, estaremos a su lado”.

Este respaldo de casi la totalidad de los senadores al presidente Fernández de seguro abrirá un nuevo debate sobre el tema de la modificación constitucional, que ha estado sobre el tapete en el país, y que recobró vigencia con el planteamiento del doctor Marino Vinicio Castillo, de que sea modificado el artículo 24 para restablecer la reelección presidencial, que actualmente sólo le permite al mandatario aspirar por dos períodos consecutivos.

El doctor Castillo sugiere que sea restablecida la figura del Referemdun, para que el pueblo decida si quiere o no una respostulación del presidente Fernández en los comicios venideros, encontrando rechazo dentro de sectores políticos de oposición, sobre todo del Partido Revolucionario Dominicano (PRD),y de algunos sectores de la Iglesia Católica.

A continuación la carta íntegra:

Santo Domingo, R.D.

10 de noviembre de 2010

Excelentísimo

Dr. Leonel Fernández

Presidente Constitucional de la República

Su Despacho.

Honorable Señor Presidente:

Reciba los saludos y el aprecio de los 24 senadores que suscribimos la presente para expresarle nuestras reflexiones respecto del futuro político inmediato del partido y del país.

Se acerca un momento estelar en la vida partidaria y en el destino de la nación dominicana, en la que usted tendrá que tomar una decisión respecto al porvenir inmediato.

Entendemos que para usted la tarea no será difícil porque en las ocasiones en que le ha correspondido participar como actor y dirigente de las batallas electorales, ha salido airoso. Y ese mérito debemos resaltarlo, valorarlo y tomarlo como estandarte, para permitir que una vez más usted vuelva a tomar una decisión que represente el éxito de nuestro proyecto.

Todos somos testigos del debate que se suscita en los medios en torno a la reelección y los fieros ataques que se dirigen contra el gobierno desde diferentes litorales. La pobreza del discurso lo envilece todo; por un lado, la mayoría de la población, que sigue apoyando su gobierno, y por el otro, los que quisieran advenir el desorden, cuya secuela la beneficia, aunque represente 50 años de atraso, como sucedió en el pasado.

Frente a la coyuntura presente, aquí estamos los senadores que asumimos el rol de conducir nuestras comunidades, para expresarle nuestro apoyo en las tareas de defender su gobierno, su persona y su liderazgo político, y sobre todo, para seguir tras sus pasos, en cualquier circunstancia que la vida le depare.

El mundo de hoy tiene demasiados desafíos e incertidumbres enmarcados por una crisis internacional, cuyas consecuencias mantendrán su impacto sobre nuestro pueblo, por lo menos durante las próximas dos décadas.

Se agrega más incertidumbre con la existencia de una oposición política que carga sobre los hombros el pasado, ejercicios gubernamentales generadores de nuevas crisis, de siembra de inseguridad, inestabilidad y pobreza.

Las principales necesidades de cambio en la República Dominicana siguen siendo urgencias de largo plazo, tareas estructurales, que requieren de un liderazgo firme, experimentado y con la visión necesaria para continuar recorriendo el camino del progreso de la República Dominicana.

Esos cambios ameritan un esfuerzo prolongado de construcción de una población educada y formada en valores, que no se asiente en el populismo pasajero, sino en la firme convicción de que un Estado moderno se sustenta en los pilares del crecimiento económico, el desarrollo social y el combate a la pobreza, que son los que permiten crear prosperidad a la mayoría de la población.

Bajo su égida, señor Presidente, el país ha cambiado. Pese a las amenazas y el difícil entorno internacional, seguimos avanzando, se mantiene la confianza en sus ejecutorias y la inversión cada día es mayor, lo cual demuestra su sólido liderazgo y el preponderante papel que usted ha puesto a jugar al Partido de la Liberación Dominicana, convertido hoy en fuerza número uno, vencedora de los últimos cuatro procesos electorales, con una votación que supera el 50 por ciento.

La etapa nueva a la que estamos entrando, con la puesta en marcha de una nueva Constitución va a requerir del liderazgo nacional que se encuentre en mejores condiciones de compromiso, con la reconstrucción social y política de las nuevas instituciones correspondientes al Estado Social de Derecho que reclama la nueva Carta Magna.

Sólo hay que recordar la etapa que vivió la nación en la segunda mitad del siglo IXX. Los sueños de cambio de los fundadores de la República fueron reducidos a la nada cuando se colocaron en las manos de los sectores conservadores, y la más liberal de nuestras constituciones, la de Moca de 1857, terminó siendo letra muerta de esos intereses, mientras la República entraba a la montonera y el atraso.

Los que hemos vivido y conocemos las diferentes etapas que ha tenido el país estamos en el deber de defender y preservar el liderazgo que, como el suyo, representan una auténtica garantía de la permanencia de los valores y de los ideales de cambios de la sociedad dominicana.

Usted ha logrado llevar el Partido a la victoria en cuatro ocasiones; ha garantizado un gobierno de progreso y en plena libertad, con estabilidad y crecimiento, y merece tener la oportunidad de decidir el rumbo a seguir.

Cualesquiera que este sea, estaremos prestos a acompañarle. Decida usted el camino, que allí estaremos, recorriendo por la senda del progreso y el bienestar para la mayoría.

En medio de las batallas más importantes por la consolidación de los cambios iniciados en las gestiones encabezadas por usted, no es posible dejar de considerar la urgencia e importancia de la unidad, como condición y garantía para asegurar la fuerza necesaria que preserven las conquistas que hemos obtenido.

Y precisamente es su figura la que hoy expresa la mayor posibilidad de armonizar un movimiento que permita tomar la decisión correcta, que sintetice las aspiraciones y los deseos de la mayoría de los dominicanos. En la histórica y trascendente coyuntura que estaremos atravesando en mayo del 2012, su decisión final pesará mucho, y en ese tránsito, ahí estaremos para acompañarle.

Convencidos firmemente de que usted se encuentra en un momento trascendente en la definición del futuro político de la nación y del pueblo dominicano, hemos considerado necesario expresarle nuestra decisión de darle el pleno respaldo a usted y a su gobierno y mostrarle nuestra disposición de correr la suerte que usted corra en el porvenir.

Usted no está ni estará solo. En cualquier decisión que pueda tomar, ahí estaremos. Cuenta usted con gente que están decididos a respaldarle en la misión de garantizar que el país siga avanzando y logrando estadios mayores de progreso y avenidas civilizatorias. En su momento, usted habrá de decidir qué es lo que más le conviene al país, y en ese momento y en esa decisión, cualesquiera que sea, estaremos a su lado.

Reciba el cariño y el abrazo de todos sus senadores amigos,

No hay comentarios:

Publicar un comentario