2 jul. 2009

Familia de Jackson descarta realizar un funeral en Neverland



Por Carlos Sanchez

LOS ANGELES.- La familia de Michael Jackson descartó definitivamente organizar un funeral ni público ni privado en el rancho Neverland, tal y como se había anunciado, informó el miércoles su portavoz, Ken Sunshine, en un comunicado.
Sunshine aseguró que los planes para una ceremonia abierta a los fanáticos del artista están actualmente "en desarrollo y se anunciarán en un corto plazo''.
En los planes de la familia tampoco entraría ya enterrar al cantante en Neverland, que fue la primera opción barajada por sus parientes, debido a los complicados trámites legales para sepultar a una persona en un espacio no habilitado para ello.
Descartada la opción de la propiedad donde vivió Jackson durante décadas, situada en Los Olivos, en el californiano condado de Santa Bárbara, se incrementaron las posibilidades de que finalmente tenga lugar un sepelio del "rey del pop'' en Los Angeles, donde murió y se encuentra su cadáver.
El martes se filtró la noticia de que la familia Jackson preparaba un funeral público en Neverland, donde sería trasladado el cadáver el jueves por la mañana.
Mientras, un abogado que representa a la familia Jackson presentó el miércoles ante la Corte Superior del condado de Los Angeles el testamento del "rey del pop'', en el que se excluye a su ex esposar Debbie Rowe y se concede poder de tutela de sus hijos a Diana Ross.
En ese documento del 2002 Jackson nombró a su madre, Katherine, de 79 años, como custodia legal de sus tres hijos menores de edad y dejó como tutora suplente a Ross, en caso de que la abuela de los niños no pudiera hacerse cargo de ellos.
Jackson dejó explícitamente fuera de su última voluntad a su ex mujer Debbie Rowe, así como reconoció únicamente tres hijos.
"Declaro que no estoy casado y mi matrimonio con Deborah Rowe se disolvió y tengo solo tres hijos, no tengo más ni vivos, ni muertos'', se cita en el texto.
El artista delegó el control de sus propiedades al fondo fiduciario Michael Jackson Family Trust, pero lejos de nombrar gestores a sus parientes, eligió como depositarios de sus bienes a John Branca, John McClain y Barry Siegel.
Branca fue el abogado de Jackson durante años, McClain es un ejecutivo de la industria musical y Siegel era el contable del artista, si bien este último renunció a los poderes que le concedía el testamento un año tras su firma, en el 2003, según la página web especializada en famosos TMZ.
Branca y McClain tendrán plenos poderes, según el testamento, para gestionar las posesiones de Jackson, valorados en el 2002 en $500 millones, lo que incluiría la venta o la inversión de todos los bienes, entre ellos la colección de títulos musicales de los Beatles propiedad del cantante.
La atención informativa se había desplazado durante las últimas horas hasta la propiedad del intérprete situada en una zona vitivinícola rural, donde medios de comunicación y fans habían comenzado a llegar en previsión de un multitudinario sepelio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario