28 ene. 2010

Rizik dirigía banda de boricuas, colombianos y dominicanos





Jueves 28 de Enero del 2010


Santo Domingo. La Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) estableció que Winston Rizik Rodríguez, tiroteado el pasado fin de semana con fines de darle muerte, conformó una poderosa banda de narcotraficantes integradas por boricuas, colombianos y dominicanos, entre ellos Ramón Antonio del Rosario Puente, conocido como Toño Leña.
La referida banda fue desmantelada por la DNCD en octubre de 1996, pero antes de esa fecha había introducido al país un cargamento de marihuana y cocaína.
Presuntamente, el grupo de narcos lo integraban, además de Rizik y Toño Leña, José Antonio Rodríguez Sánchez, (a) Cano, boricua; Arcadio García Morán, (a) Chesa, colombiano; y los dominicanos Franklin Laguirre Sánchez, Manuel Antonio Cuello de la Cruz (a) El Cao, Félix Antonio Molina Reyes, Víctor Ogando Santana y Ángel Rosario (a) Angelo.
Asimismo, formaban la banda José Mendoza (a) Elías y Orlando Dimes, dominicanos.
Completan el grupo Luis Antonio Torres, boricua; José Nisdeo
Rosa, Santiago Blanco Salomón (a) Chago, dominicanos, y Adriana Camargo Vargas, colombiana.
Este grupo de personas tienen condenas que cumplir en los Estados Unidos acusados de introducir 124 kilos de cocaína.
En tanto, los prófugos acusados de matar al ingeniero Wilson Amparo Luna y de intentar matar a Rizik Rodríguez, tienen un prontuario delictivo en la Policía y la DNCD.Franklin Díaz Medina posee dos fichas por asesinato, una por posesión de droga y la cuarta por violación.
Esta persona, junto a Domingo Concepción Brito Miranda están acusados de contratar a Luis Kaury Frías Lafontein (La Fiera) para que matara a Rizik Medina.
Brito Miranda hacía la vez de franqueador y tiene registros por droga.
La banda que presa esta acusada de matar al ingeniero Amparo Luna, quien residía en la avenida Enriquillo 66 del sector Los Cacicazgos y de intento de asesinato contra Rizik Rodríguez.
La Policía pidió a los prófugos entregarse por la vía que lo consideren necesario, a fin de evitar enfrentamientos y derramamientos de sangre.
Según la entidad del orden público, posee suficientes pruebas para someter a la justicia al grupo. Víctor Alfonso Damián Rojas, a quien dentro de la organización le llamaban el gatillero, por ser quien disparaba, tiene varias fichas en los archivos policiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario