2 dic. 2009

Leonel aboga por permanencia de la MINUSTAH en Haití





Martes 2 de diciembre del 2009

PARIS, Francia.- El presidente Leonel Fernández aseguró en esta ciudad que la estabilidad política en Haití pasa por la extensión en el tiempo de la presencia de la MINUSTAH, una reforma constitucional que elimine la realización de elecciones consecutivas y una definición clara de los roles del Primer Ministro y el Presidente.
A juicio de Fernández la realización de elecciones seguidas perturba la labor de un gobierno que se ve impedido hacer planes de desarrollo a largo plazo dirigidos a mejor la calidad de vida de sus ciudadanos.
Ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional y miembros del Grupo Amistad Francia -República Dominicana, al responder preguntas sobre el tema de las relaciones domínico-haitianas, Fernández dijo que con excepción de los gobiernos del presidente René Preval, Haití no ha podido garantizar su estabilidad política.
Manifestó que en conversación con líderes haitianos, éstos le han comunicado la necesidad de reformar la Constitución para fortalecer los órganos de poder, de manera que se puedan establecer con mayor claridad los roles del Primer Ministro y del Presidente.
Afirmó que algunos de los dirigentes haitianos le han manifestado la idea de que la constitución haitiana pase de un régimen semi parlamentario y presidencialista a uno estilo presidencialista, como República Dominicana.
En respuesta a la pregunta de varios legisladores franceses sobre el tema haitiano, el mandatario dominicano abogó por la permanencia de los cascos azules de las Naciones Unidas por diez años más, a fin de garantizar la estabilidad y que el gobierno haitiano pueda trabajar de cara al futuro el tema de la seguridad interna.
Refirió que en una ocasión se le planteó desmilitarizar la frontera dominicana, lo cual rechazó por entender que es un tema de seguridad interna, pues la experiencia haitiana de disolver el Ejército resultó negativa con el tiempo."No se puede policializar la frontera", aseguró Fernández al rechazar el criterio de retirar a los militares de esa parte de la isla.
Por el tema de la presencia del narcotráfico, que utiliza el territorio haitiano como base de operación, Fernández solicitó al gobierno francés su colaboración para combatir ese flagelo en la zona fronteriza de ambos países.
Sobre la migración de haitianos indocumentados, el mandatario planteó la necesidad de regularizar el status de los inmigrantes, de manera que las autoridades dominicanas puedan identificarlos, saber dónde viven y a qué se dedican.
Resaltó los grandes servicios que presta la sociedad dominicana a los haitianos inmigrantes en materia de educación, salud y empleo, pues República Dominicana eroga una gran cantidad de recursos en servicios de sanidad en los haitianos.
Dijo que a pesar de que Haití y República Dominicana comparten elementos históricos comunes y un mismo territorio, ambos países tienen diferencias de lengua y cultura, pues mientras en aquella parte de la isla se ha producido una deforestación brutal, en el territorio dominicano se han sembrado más de 30 millones de árboles con el Plan Quisqueya Verde.
Refirió que la amenaza al medio ambiente y los recursos naturales se constituyen en un peligro también para el territorio dominicano porque esa deforestación amenaza los ríos, muchos de los cuales bañan las tierras quisqueyanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario