10 feb. 2010

Arrecia tormenta que tiene en caos áreas de EE.UU.




Miercoles 10 Febrero 2010


WASHINGTON.- Las actividades en la costa este de Estados Unidos están paralizadas por la peor tormenta de la temporada.
Desde la noche del martes una fuerte tormenta invernal azota la costa este de EE.UU. desde Virginia hasta Connecticutt.
Es la segunda nevada de gran intensidad que cae sobre la región en menos de una semana.
Esta vez las precipitaciones vienen acompañandas de fuertes ráfagas de vientos de hasta 50 km., por lo que en algunas partes la nieve "cae" horizontalmente y la visibilidad es muy pobre.
La zona más afectada por la tormenta es el eje entre Washington y Baltimore.
Esa última ciudad ha registrado ya oficialmente la mayor cantidad de nieve de su historia, según el Servicio Meteorológico Nacional.
Se espera que en las próximas horas la capital estadounidense supere el récord registrado en 1899, a medida que la nevada alcanza su máxima intensidad.
Los meteorólogos afirman que no hay registros de una seguidilla de descargas de nieve como las que se están produciendo en la región.

Aeropuertos, estaciones de trenes y servicio de autobús en Washington están cerrados, al igual que las oficinas del gobierno federal, que se mantiene sin actividades desde el viernes pasado, algo que no sucedía desde 1996.
Desde el martes las autoridades de los diferentes municipios del área capitalina informaron que las clases seguirán suspendidas por el resto de la semana.
Algunos pocos negocios se mantienen abiertos con el poco personal que pudo llegar a trabajar, pero con una afluencia de público también muy baja.
Nueva York, que escapó a la tormenta del fin de semana, este miércoles también está bajo alerta de tormenta, aunque por esta vez se espera que la nieve sea menos severa con la Gran Manzana que lo ha sido en regiones más al sur.
Aunque en Nueva York el transporte público sigue funcionando, los tribunales, los colegios y algunas oficinas públicas han suspendido actividades, al igual que la Organización de Naciones Unidas.
Además cientos de vuelos se han suspendido en los aeropuertos de la ciudad.

Lo más grueso de la tormenta debería terminar a principios de la madrugada del jueves. Se espera que deje unos 30 centímetros de nieve adicionales sobre el metro que se acumuló durante el fin de semana.
En zonas del Medio Oeste de los EEUU, o en el norte-este, hacia la frontera con Canadá, los problemas invernales de Washington son vistos con cierto desdén.
Esas son regiones que están más acostumbradas a nevadas intensas y sin embargo logran mantener sus actividades casi sin alteraciones.
Pero en el área de la capital estadounidense los inviernos son menos crudos y por tanto no tienen los mismo recursos para enfrentarlos como las regiones norteñas.
Por ejemplo, el estado de Virginia informó el martes que los inventarios de sal que se usa para diluir la nieve en calles y autopistas se estaban acabando.
Tres días después de la primera tormenta la insuficiencia de tractores de nieve había dejado a muchas calles, principales y secundarias, completamente obstruidas.
Adicionalmente unos 40.000 suscriptores seguían sin servicios de energía, que se cortan cuando por el peso de la nieve las ramas de los árboles caen sobre el tendido eléctrico.
En un recorrido que hizo BBC Mundo la tarde del martes por las calles del norte de Washington, los integrantes de un equipo de limpieza explicaron que estaban trabajando continuamente en turnos de hasta 33 horas para remover árboles y escombros.
Daniel Perdomo, un salvadoreño que lideraba el equipo, dijo que su personal estaba "agotado" y "aterido".
"No creo que vayamos a descansar por varias semanas", afirmó resignado Perdomo mientras activaba la máquina con la que trituran los troncos.
"Este jueves descansaremos porque no podremos salir a la calle, pero por la noche empezaremos nuestros recorridos. Y me temo que con los vientos vamos a tener que recoger más árboles que nunca", aseguró Perdomo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario