9 feb. 2010

Capital de Estados Unidos está sumergida en nieve






Martes 9 Febrero 2010



WASHINGTON.- Decenas de miles de trabajadores federales en Washington, D.C. tienen hoy el día libre, mientras la mayoría del gobierno estadounidense permanece cerrado tras una paralizante tormenta de nieve.
Las oficinas federales no esenciales están cerradas, mientras que residentes de la capital estadounidense y los vecinos estados de Maryland y Virginia tratan de despejar la nieve dejada por una masiva tormenta el viernes y sábado.
Se ha pronosticado otra tormenta para la región a partir de este martes por la tarde, que traería más nieve.
En muchos lugares seguía habiendo cortes de electricidad, grave inconveniente que durante lo peor de la tormenta afectó a más de 200.000 hogares, de los que 100.000 permanecen sin energía.
Dadas las dificultades para trabajar, las empresas eléctricas de la zona, Pepco y Old Dominion, han advertido que, aunque intentan solventar los problemas con la mayor diligencia, es probable que "pasen días" antes de que la electricidad quede restaurada.
En toda el área han caído al menos 70 centímetros de nieve y en varias partes incluso un metro, lo que convierte la tormenta que comenzó el viernes pasado en "histórica".
Pero la situación puede aún empeorar dado que los servicios meteorológicos prevén una nueva nevada que puede incrementar las actuales montañas heladas en 25 centímetros.
Las agencias federales que dan empleo en el área capitalina a más de 230.000 personas se encontraban cerradas, al igual que la totalidad de los centros comerciales y los colegios.
El caos es total en los aeropuertos. En Dulles, Virginia, sólo han aterrizado y despegado un puñado de aviones, y el Reagan National está cerrado desde el pasado viernes.
El tránsito rodante se ve igualmente ralentizado puesto que las grandes autopistas que rodean la capital sólo tienen abiertos la mitad de sus carriles.
La circulación es lenta y peligrosa. Los autobuses no circulan y el metro sólo lo hace por las estaciones subterráneas.
Los servicios de ferrocarril también se encuentran suspendidos.
Las vías principales en la ciudad y los suburbios están transitables, pero los camiones quitanieves no han pasado por las carreteras secundarias y tampoco por las calles de las zonas residenciales, por lo que miles de personas se encuentran atrapadas por la nieve.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó la tormenta en Washington como un snowmageddon o "Armagedón de nieve".
Mientras que en Europa, una fuerte nevada ocasionó ayer caos vehicular en Rumania y Bulgaria, a la vez que forzó el cierre de autopistas, generó demoras en vuelos y trenes, y cortó la electricidad en decenas de poblaciones.
En Austria, donde 12 esquiadores han muerto en la última semana, las autoridades elevaron el riesgo de avalancha.
Unas 2.700 personas fueron evacuadas en los departamentos de Durazno, Soriano, San José, Colonia, Tacuarembó y Paysandú, en Uruguay, debido a las intensas lluvias que cayeron el fin de semana.
Mientras tanto, unas 300 personas han tenido que ser evacuadas en la provincia argentina de Santa Fe, debido a las intensas lluvias que provocaron una crecida en el río Paraná.

No hay comentarios:

Publicar un comentario