2 feb. 2010

Reorientan plan prevención terremoto





Martes 2 Febrero 2010


Santo Domingo. Varias de las instituciones que inciden en la seguridad sísmica del país trabajan en ideas y proyectos que permitan enfrentar un posible terremoto sin que llegue a la categoría de catástrofe.
Algunos de los proyectos datan desde antes del sismo de 7.0 grados en la escala de Richter que destruyó la capital de Haití, mientras otros se reorientan ahora.
Es el caso de los programas de Prevención y Preparación ante Desastres y de Fortalecimiento de la Capacidad de Respuesta ante Desastres que la Defensa Civil desarrollaba enfocados en los huracanes.
Ahora estos programas serán reorientados al área sísmica con la ayuda del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
La Defensa Civil también continuará con los simulacros en las zonas más vulnerables y reiterará a los organismos correspondientes la necesidad de que se desarrolle una campaña masiva de información sobre cómo actuar ante sismos.
Esta campaña, según el director del organismo, Luis A. Luna Paulino, debe ser asumida por la Secretaría de Educación, la Administrativa de la Presidencia y la propia Dirección de Prensa y Publicidad de la Presidencia, porque la Defensa Civil no maneja presupuesto.
Luna Paulino aboga porque la gestión de riesgo sea parte del programa de educación nacional para que los ciudadanos sepan cómo reaccionar ante un sismo desde la niñez.
Este punto fue planteado hace tres años al Ministerio de Educación, pero a la fecha no se ha incluido porque el Plan Decenal se revisa cada cuatro años.
Otra entidad que, aunque con pocos recursos, ha dado algunos pasos es la Oficina Nacional de Evaluación Sísmica (Onesvie), que tiene como misión inspeccionar, diagnosticar problemas y recomendar soluciones a las edificaciones públicas.
De acuerdo con Ernesto Pérez Modesto, gerente de Operaciones de Onesvie, de 2007 a la fecha, han evaluado y diagnosticado la necesidad de reforzamiento en 90 escuelas, 20 hospitales, 10 locales de la Defensa Civil, y 10 escuelas en el noroeste del país.
Actualmente inspeccionan las escuelas de Montecristi. Aclara que no ejecutan soluciones porque es responsabilidad de las instituciones que manejan esas estructuras.
Desde el año pasado, el Ministerio de Obras Públicas, a través del Departamento de Tramitación de Planos, le exige análisis antisísmicos a las edificaciones desde los tres niveles, y algunas de dos niveles como plazas e iglesias. Antes era desde los cuatro pisos.
Ercilia Hernández, encargada del Departamento, asegura que excepto a las casas de un nivel, no se aprueba un plano que no tenga análisis antisísmico.
Agrega que es posible que ahora también le exijan estudios a las viviendas de un nivel.
Actualmente Obras Públicas evalúa un anteproyecto de Reglamento para la Construcción y designó una comisión de ingenieros para que haga un protocolo de evaluaciones en edificaciones con el fin de que haya más seguridad.
Ayer, ante la vulnerabilidad de las escuelas, el presidente de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP), Radhamés Camacho, sugirió la definición de un programa de evaluación, reparación y si es necesario demolición de escuelas.

En Santiago, la población reacciona con escepticismo ante la posibilidad de un sismo de gran magnitud, mientras en los pueblos cercanos, la Defensa Civil y el COE trabajan en programas preventivos, tanto en instituciones públicas como privadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario